domingo, 3 de agosto de 2008

Ophelia

Vean, lloren... entristézcanse por la pérdida de Ofelia. Quien felizmente tejía coronas de flores, corría cándidamente entre el pasto... y calló accidentalmente al agua. Sin luchar por su vida se dejó arrastrar hacia el fondo de la húmeda oscuridad. Prefirió dormir eternamente a soportar el dolor que provoca la tortura de la realidad. La vida la volvió loca. Algunos no podemos aguantar. Entristézcanse por mí.
Frances MacNair (1898)

Alexandre Cabanel (1883)
Margaret Macdonald

John W. Waterhouse (1889)

Arthur Hughes

Eugène Delacroix. The Death of Ophelia, 1853

W. G. Simmonds. The Drowning of Ophelia

Ophelia in the Thistles by Georges Clairin

John Everett Millais

"...Allí, al trepar sobre las ramas salientes para colgar sus coronas de hierbas, un maligno mimbre se rompió, y sus trofeos vegetales y ella misma cayeron al lloroso arroyo: sus ropas se extendieron y la sostuvieron un rato a flote como una sirena, mientras ella cantaba trozos de viejas melodías, como inconsciente de su peligro, o como criatura natural y familiar en ese elemento, pero no pudo tardar mucho que sus vestidos, pesados de tanto beber, arrebataran a la pobre desgraciada de su canto melodioso a la fangosa muerte."
William Shakespeare, Hamlet (4-VII)

1 comentario:

Daria Woods dijo...

And will he not come again? No, no he is dead.
Go to thy death-bed
He never will come again.
His beard was as white as snow,
All flaxen was his poll: He is gone, he is gone,and we cast away moan.
Gramercy on his soul!
And of all Christian souls, I pray God - God be wi' you.

<3